Documento

Año de publicación: 2006

Proyecto de rutas alimentarias: Saborea Río Negr


Resumen

 

El Programa Saborea Río Negro, nacido con la denominación Aromas, Sabores y Colores de Río Negro, fue ejecutado durante los años 2005 y 2006. Se trata de un programa de rutas alimentarias. El trabajo que se presenta en este documento se inicia con un abordaje cultural sobre los alimentos, ya que el proyecto se asienta sobre un concepto fundamental: los alimentos forman parte del patrimonio cultural de los pueblos. Sobre esta base en que son un recurso turístico y pueden integrarse a una ruta alimentaria. El alimento, en particular aquellos que son objeto del consumo turístico, es un satisfactor de necesidades muy complejas. En el informe pasamos revista al grado de desarrollo de las rutas alimentarias en el mundo y por supuesto consideramos críticamente la experiencia Argentina, analizando los diversos proyectos en marcha. Las rutas alimentarias son definidas como itinerarios, basados en los alimentos emblemáticos de un territorio, en torno a los cuáles se construyen productos turísticos que permiten al visitante explorar recreativamente la cadena de valor del mismo desde la producción primaria hasta el plato. Cuentan con su propia estructura organizativa y con protocolos de calidad que la norman. Las rutas no se construyen sólo con los alimentos, también la integra los atractivos turísticos tradicionales y no tradicionales sobre la base de los cuáles se ofrecen diversas actividades complementarias.. Con las rutas alimentarias se pretende que el visitante permanezca más tiempo en su región, conozca el territorio y gaste más en productos locales. El posicionamiento del territorio y de sus productos a través de las rutas tiene un objetivo importante: que el turista, ya en su hogar, continúe pagando la experiencia turística al adquirir y difundir las marcas y los productos experimentados localmente. Una ruta alimentaria debe diseñarse pensando en ofrecer a quien la recorra una experiencia memorable. Una característica central del alimento a integrar a una ruta alimentaria es su carácter representativo, de la producción local y por tanto de la cultura. Las rutas alimentarias son estrategias turísticas y comerciales que tienen su mayor desarrollo en la Europa mediterránea, particularmente en Francia. Detrás de la propuesta turística anida una estrategia comercial que en muchos casos permite abordar los mercados internacionales con los alimentos producidos en la región de la ruta. Desde una perspectiva económica y según su diseño y localización, algunos alimenttos, como las cervezas de El Bolsón o el chocolate de Bariloche, son productos que tienen un alma más turística que industrial. En ellos el componentes intangible agrega tanto o más valor que su calidad intrínseca. Estos productos y otros que no existen actualmente, pero que entendemos tienen un interesante potencial par su desarrollo en la provincia como por ejemplo la sidra artesanal y los aguardientes tienen posibilidades de desarrollarse exitosamente si son tratados como productos turísticos más que como alimentos tradicionales. Las rutas pueden ser analizadas desde diversas perspectivas, pero hay tres que son centrales, la perspectiva turística, la agropecuaria y productiva y la cultural. Para realizar el trabajo se partió de un diseño de organización que se propuso vertebrar en formato turístico toda la provincia a partir de los alimentos más emblemáticos de cada región.





Autores Institucionales

» Consejo Federal de Inversiones

Regiones

» Rio Negro

Descripción física

297 h.; 1 cd.

Solicite más información o material

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)